Archivo de la etiqueta: imprenta

Viaje al pasado: máquinas de tipografía, afiladores y máquinas de coser antiguas

La crisis y las nuevas tecnologías han obligado a cerrar muchos de los negocios artesanales en el barrio de las Delicias. A pesar de esto, todavía sobreviven algunos de ellos con un pasado e historia increíbles. Son los oficios perdidos. Texto e imágenes por LcMAS. Miriam

ESTAMOS EN EL CORAZÓN DE LAS DELICIAS (Zaragoza). Calle Caspe. A pesar de la crisis y la pérdida de algunos de los negocios de toda la vida, todavía es posible encontrar resquicios de lo que eran oficios artesanos en épocas pasadas.  Nos aproximamos a una pequeña imprenta, Gráficas Salvador que nació en 1960 con cinco operarios. La puerta de hierro en tono azul celeste se entreabre y asoma la cabeza un hombre moreno, de complexión media, Luis Gállego. Un fuerte olor de tinta impregna los 60 metros cuadrados. Torretas de cartulinas reposan en estanterías que se elevan hasta rozar el techo, muebles de madera rayados a la derecha, y al fondo una guillotina y varias máquinas de impresión.IMG_9017 (2)Luis Gállego es el actual propietario del establecimiento y nos comenta que no solo han cambiado los valores de la sociedad actual, sino que además han caído en el olvido muchos de ellos. El principal es el del consumo en relación con la tecnología. “Antes era obligatorio pasar por la imprenta, ahora la tenemos en nuestras casas”, afirma Gállego mirando la impresora que yace sobre la mesa. Y añade que “ya no se necesitan cartas, ni sobres; solo Internet”. Esta es la gran consecuencia que han traído las nuevas tecnologías para un impresor como él. Aun así, defiende las técnicas tradicionales y mantiene algunas de las máquinas fabricadas en 1880 traídas desde Alemania como la Heidelberg. Por otro lado, dice que “no hay consumo”. Antes el número de clientes era el quíntuple, respecto a la actualidad. Trabajaba al público y en algunas ocasiones a organismos oficiales. En cambio, con la llegada de la crisis y los inmigrantes a la zona, el perfil de usuarios se ha visto modificado y la bajada de ingresos ha sido inmensa.

IMG_8868

Hoy en día, Gállego depende de proveedores que le suministren materias. Al girar la esquina, en la calle Jaca, encontramos a uno de ellos. Se trata del afilador, Antonio Gracia, que, como el impresor, lleva más de 50 años en el oficio. Entre suciedad, y como en una mina de carbón, Gracia afila sierras de carpinteros, cuchillos, y suelda. Su empleo se ha visto afectado por la crisis de forma negativa y para ello, después de 43 años permaneciendo 12 horas diarias en el local, ha decidido salir a la calle y recorrer con su furgoneta parte de Aragón para afilar “a domicilio”. Esto ha conllevado un incremento de ingresos.

IMG_8931

Al igual que Gállego, Gracia afirma que los valores se han transformado. “Yo no estudié nada, y tengo trabajo”, comenta. Esto provoca una reflexión de cómo antes no era necesaria una especialización para encontrar un empleo. Sin embargo, ahora la situación es diferente y cuanto más formado estés, más posibilidades tendrás de encontrar una vacante en esta sociedad competente.

En cuanto a los avances tecnológicos, Gracia dice que “lo automático es más eficiente, pero con lo manual se aprende”. Recuerda como hace unas décadas el “99% de las cosas se afilaban a mano”. En cambio, “ahora sería impensable teniendo las nuevas tecnologías”, asegura al coger una  sierra de marquetería.

Es esta herramienta la que nos ayuda a encontrar otro de los lugares más recónditos de las Delicias. A unos 20 metros, en la calle Bélgica se puede leer un sencillo cartel “Muebles y máquinas de coser”. Empujo la puerta y bajo un pequeño peldaño. Parpadeo por un segundo y contemplo lo que me rodea. Envuelta por una colección de máquinas de coser antiguas y ese aroma a madera recién cortada. Siento entonces como si me hubiera trasladado un siglo atrás, a un taller de reparación de máquinas de coser.

IMG_8885

Miguel Lafuente lleva desde 1965 dedicándose a esto y enseñando a su hijo el oficio. En una pequeña cueva repleta de serrín y tuercas, padre e hijo pulen diamantes en bruto para vender después. “Esto de no ser por nosotros se habría perdido”, explica Lafuente intentando desatornillar una pieza de una máquina de coser.

IMG_8875 (2)

Por tanto, vemos como es algo único donde la competencia es mínima. Sin embargo, la crisis y los avances tecnológicos también les ha afectado y añade: “antiguamente las hacían para durar, ahora, para que se rompan”. Es por esto por lo que muchos clientes prefieren gastar su dinero en una nueva y guardar la vieja en el armario. Sus técnicas son artesanales y valoran su trabajo ya que “no hay nadie que haga esto”, dice. “Esto tiene presente, pero no futuro porque desaparecerán las cosas”, según Lafuente.

 

 

Las nuevas tecnologías en esta sociedad contemporánea han supuesto numerosos avances en la vida de las personas, pero también han tenido connotaciones negativas para algunas otras. Como dice el refrán, “nunca llueve a gusto de todos”.

IMG_8877 (2)

LcMAS. Miriam